Noticias

Últimas

Homenaje a: Francesc Candel (Paco Candel)

 

    

El pasado jueves 31 de mayo 2007 era homenajeado en Barcelona Francisco Candel en la Biblioteca situada en su barrio la Zona Franca y dedicada a su persona Biblioteca Francesc Candel. Aprovechando su cumpleaños y la “recuperación “que de alguna manera le ha permitido asistir puede que a su ultimo homenaje en vida, por los años y la gravedad de su enfermedad.

Agradecer públicamente  y personalmente al Sr. Jordi Pujol,  que asistiese a este acto, por la importancia y trascendencia  que supone  siendo para nosotros la máxima  representación no oficial dentro y fuera de Cataluña  que estuviese acompañando a nuestro amigo y director Honorífico Francisco Candel.  Puede que ausente por la enfermedad y los años, pero nos consta que alegre y feliz de verse querido, reconocido y acompañado de sus amigos, las  máximas autoridades y el pueblo.

  

Debería enumerar, tantas cosas de este homenaje, verle en el hospital y en tan poco tiempo perder la noción y a su vez conservar las ganas de vivir permanecer, querer compartir su entereza en la máxima expresión de estar presente en todos y cada uno de los actos que le han solicitado, responder a su generosidad de entrega asta el ultimo momento y entregarse a los demás recibiendo con todos los honores el aprecio, el reconocimiento y el respeto de haber estado y estar entre los más grandes.

  

Reportero grafico JUAN BENEGAS NARANJO. Vecino y amigo de Francisco Candel

     

En esta ocasión, por que las circunstancias nos lo han permitido, nos hemos adentrado dentro del espacio que lo envuelve dentro del Escritor del Pueblo Catalán, del emigrante Valenciano, que se arraigo en Cataluña, y defendiendo a capa y espada al emigrante y al ciudadano para unirlos desde la humildad y la generosidad con las armas que tenia, las letras y su persona. Todo un mito en Cataluña que unida a la de Jordi Pujol en su lucha por la desigualdad, llegando a comentarme hace mucho tiempo: (si me hiciese más caso podríamos hacer muchas más cosas)

  

La verdad es que me he alegrado que el Sr. Jordi Pujol estuviese en este homenaje puede que en su ultima aparición publica. Que aparte de sus diferencias tan vertiginosas los dos hayan mantenido y mantengan firme la relación y la amistad y es por ello que personalmente en su nombre y en el mió propio agradezco que guardara un espacio dentro de su agenda para compartirla en este momento tan emotivo y delicado de su vida.

  

  

Pagina de Francisco Candel en catalan, compartida en castellano (Entrar)


Biografía

Francesc Candel (Casas Altas. País Valenciano, 1925). De muy pequeño su familia se trasladó a Barcelona por buscar trabajo. Cuando llegaron en Barcelona fueron a vivir en las barracas de Montjuic. Estudió al grupo escolar Sant Ramon de Penyafort hasta los catorce años, y empezó a trabajar en diversos oficios. Siempre ha vivido en el que hoy en día denominamos Zona Franca, cosa que le ha permitido estar cerca de los problemas de los inmigrantes de los cuales ha hecho materia literaria. Es autor de libros como *Hay una juventud que aguarda (1956), * Donde la ciudad cambia su número (1957), Han matado un hombre, han muerto el paisaje (1959). Ha escrito libros de ensayo y reportaje. Destacamos el más importante, Los otros catalanes (1964), y libros como Hablemos (1967), y Todavía más sobre los otras catalanes (1973). El año 1977 fue elegido senador por Barcelona dentro la coalición Entendida de los Catalanes, fruto de esta experiencia publicó Un charnego en el senado (1979), al cual sigue Candel contra Candel (1981). Ha colaborado en la prensa: Tele/ Expréss", "Sierra de Oro", "Hoy" ... Entre los últimos libros publicados destacan Los otras catalanes veinte años después (1985) y La nueva pobreza (1988).


Breve biografía política de Jordi Pujol

 Jordi Pujol ha sido presidente de la Generalitat de Cataluña como cabeza de lista de la coalición nacionalista Convergència i Unió (CiU) desde 1980 hasta 2003. Fue reelegido consecutivamente en los años 1984, 1988, 1992, 1995 y 1999.

En la primera, quinta y sexta legislatura CiU gana las elecciones al Parlamento por mayoría relativa, y en la segunda, tercera y cuarta, por mayoría. Biografía política completa

Los primeros años

Jordi Pujol explica en más de una ocasión que cuando tenía 11 años contempló un paisaje deshecho por la guerra civil, y su tío y un amigo comentaron: "Se necesitarán muchos años para rehacer todo esto". A partir de entonces, Pujol piensa por primera vez en un hito de su futuro: reconstruir Cataluña.

El ambiente familiar que vive es marcadamente catalanista. Este catalanismo se pone de relieve desde muy pequeño. Cuando sólo tenía doce o trece años, un verano en Premiá pide a su tío un libro para aprender a leer y escribir en catalán. Ésta será una de sus constantes: la autoformación.

Cuando acaba el Bachillerato no tiene claro qué carrera estudiar. Al fin se decide por Medicina. Sin una especial dedicación cumple sus deberes y obtiene un buen expediente. Durante la época universitaria se relacionará con nombres que recordará toda su vida como Jaume Vicens Vives, Josep Benet, Joan Triadú y Raimon Galí, a quien considerará como uno de sus maestros.

Activismo y prisión

Desde 1946, con 16 años, Jordi Pujol actúa en la resistencia contra el régimen del General Franco desde una vertiente política y cultural: la lucha por la democracia y la defensa de la lengua y la cultura y, en general, la identidad catalana perseguida por la dictadura.

Estas actividades le llevaron a ser detenido en mayo de 1960 y acusado de organizar campañas democráticas y catalanistas. Condenado, estuvo en la cárcel hasta finales de 1962 y, después, vivió un año confinado en Gerona Más sobre su activismo político. Una vez fuera de la cárcel, durante la década de los sesenta dedica grandes esfuerzos a iniciativas culturales, económicas y sociales que las instituciones oficiales de la época no llevaban a cabo: Desde la creación de un banco hasta una enciclopedia general de la lengua catalana, pasando por numerosas acciones pedagógicas, editoriales o cooperativas. Más sobre su activismo cultural.Empieza la labor políticaDurante los años setenta, en sintonía con los nuevos aires que cambiarían España, empieza a hacer una política activa con la creación, en 1974, de Convergència Democràtica de Catalunya, partido del que es presidente.

Presidente de Cataluña

El 1977, en las primeras elecciones convocadas en el estado español tras el reestablecimiento de la democracia, obtiene un acta de diputado en el Congreso de Madrid. Es reelegido para este cargo en el año 1979, pero dimite en 1980, para poder presentarse en las elecciones al Parlament de Catalunya y convertirse en presidente de la Generalitat.

A lo largo de seis legislaturas, 23 años, la labor de gobierno de Jordi Pujol ha sido decisiva para vertebrar la autonomía catalana, convirtiéndose en una figura señera de la historia de Cataluña y la figura más importante desde el restablecimiento de la democracia. Más sobre la acción de gobierno.

Su profunda vocación europea le lleva a ser elegido en 1992, Presidente de la Asamblea de Regiones de Europa.

Labor intelectual

Su labor política ha ido acompañada de una fuerte expresión intelectual. Jordi Pujol ha escrito varios libros que plasman buena parte de sus inquietudes: básicamente centrados en la cuestión catalana y otros que tienen como objetivo Europa y, frecuentemente, también las regiones europeas. Conoce todos sus libros.


Obra

Aquella infancia desvanecida

Aquella niñez desvanecida nos muestra la sensible personalidad de *Celdoni, un niño de ocho o nueve años adaptado a su pueblo primero, aspirando a atrincherarse en el suburbio de la grande ciudad después, que acaba volviendo al pueblo inocente como antes pero más desganado. El libro se estructura en dos partes y se divide en cuarenta y ocho capítulos. La primera parte comprende desde capítulo primero hasta el decimoctavo; se narra la niñez de *Celdoni, niño huérfano de padre, al pueblo y el casamiento de su madre con el señor Tomas. La segunda parte, que abarca desde el capítulo diecinueve hasta el final, será la ida del nuevo matrimonio a la ciudad y la vida que *menarà *Celdoni: la pandilla de los amigos y la escuela. El señor Tomàs *deixàrà plantada la madre de *Celdoni y esta, junto con su hijo, devolverán al pueblo. El autor a través de los ojos de un niño nos hace ver la cara poco amable de los adultos en un marco social concreto. La voz narrativa se en primera persona. Richard es el nombre del canario, canario de un pintor vanguardista que explica el drama de amor que vive este artista y el horrible desenlace que aquel tiene delante de la impotente y enjaulada presencia de la pobre bestia. La novela se divide en once capítulos. La voz narrativa es en primera persona.

  

Los otros catalanes

Los otras catalanes es un estudio sociológico, un ensayo surgido durante los años de crecimiento económico de Barcelona y que constituí un auténtico hito en el campo de la reflexión sobre la configuración social de la ciudad, transformada debido al fenómeno de la inmigración procedente de las zonas económicamente más deprimidas de el Sido español. Barcelona recibió una enorme *cantidad de nuevos ciudadanos, unos nuevos catalanes, “los otras”, pero instalados en *los suburbios de *Can Túnez, *Verdum o la Trinidad, aislados de la población autóctona. No podían integrarse en la sociedad catalana, un colectivo con una identidad desdibujada que siendo franquista perseguía *ferotgement y programática. Ante este fenómeno, el autor, un inmigrante más, relata en un estilo que se mueve entre el ensayo y el reportaje, pleno de lirismo y realidad cotidiana escondida entre las frías cifras que cuantificaban el proceso migratorio y sus consecuencias socioeconómicas. Los andaluces, murcianos, gallegos y *extremenys viven una realidad cotidiana desconectada del resto de la comunidad, que l’autor intentará describir a través de una gran cantidad de entrevistas. Pese a que el número de los nuevos catalanes sea muy importante, el 35, 40 o 50 % del total, no viven ya en sus lugares de origen, ni tampoco plenamente en el país que los ha acogido. Esta indefinición, atada a la marginación económica y social de los inmigrantes actúa negativamente en contra suya. Por el autor la integración con el resto de la comunidad es la única solución posible a la dura realita del aislamiento y de la incomprensión. Más allá de las rivalidades e incomprensiones que siempre y en todas partes caracterizan los contactos entre comunidades humanas, el ciertos que catalanes e inmigrantes se necesitan mutuamente. Catalunya sólo puede contemplar su futuro como colectivo si resuelve la aclimatación de sus nuevos habitantes, situándolos en un plano de igualdad en todos los ámbitos. Los nuevos catalanes, atados por residencia en el *devenir general de la sociedad catalana, sólo podrán progresar en la medida que colaboran con esta, no tan sólo en el aspecto económico, sino en el cultural, social y político. Este compromiso entre unos y otras es por el autor un fenómeno habitual en la historia. Sucede en varios lugares y épocas, sin ir más lejos en la propia Catalunya a principios de siglo, cuando un número importante de nueces catalanes se integró en la colectividad. Los escritores no dibuja un panorama idílico de las relaciones entre ambas comunidades. La autores entiende perfectamente el peligro de un *enquistament crónico de los recién llegados, y temo la posibilidad que las dos comunidades se cierren en ellas mismas creyente, los unos, que Catalunya se acaba donde ellos viven y, los otras, que Catalunya no debe cambiar de ninguna forma su fisonomía. Candel afirma que los nuevos catalanes deben contribuir en la construcción del futuro de la sociedad catalana, no combatirla o desfigurarla. Pide respeto para los inmigrantes, denominados *despectivamente “*xarnegos” por algunos catalanes, respeto por el amor e identificación que sienten por su tierra de adopción pese a no sepan habla catalana ni participen plenamente de su mundo. Denuncia sus difíciles condiciones de vida, la vergonzante existencia de *las barracas, la segregación económica que sufren, pero sin responsabilizar sus patrones por su catalanidad, sino por sus prácticas empresariales. El catalán como el "nuevo catalán" son dos realidades complementarias de la Catalunya de los años cincuenta y sesenta que están condenadas a entenderse El tiempo ha dado la razón al autor.

  

El santo de la madre Margarita

El santo de la madre Margarita es una novela corta que tiene como escenario el *qua antes se conocía como *Can Túnez. Los autores nos narra la *historia de amor entre una monja del asilo del Puerto, el amo de una droguería, Santiago *Campreciós, que pese a ser republicano y revolucionario salvó la vida de quince monjas que regentaban en asilo *establecimiento que acogía ancianos, niños, pobres y discapacitados, de la persecución de la *FAI. *Y que *años *después, *tras ser *depurado miedo el *franquismo, *presidía la *misa *como si *fuera el alcalde del *barrio. El amor entre el republicano y la *superiora, la madre Margarita, es el *canemàs en qué Candel va tejiendo personajes y situaciones de un mundo que fue y que no conoceríamos si no fundido por él. La historia admito la digresión. La novela es construida a base de un seguido de escenas que hacen saltos temporales: la escena en qué las monjas, refugiadas a la clínica del Remedio barcelonesa, fingen que saben bailar por hacer frente a la denuncia que provocaría que las detuvieran si los milicianos de la *FAI descubrieran la superseria, el recorrido por el túnel del "*carrilet" -y sus pintadas-, la nevada del 62, el pasto en el *descampado o la mala suerte del ebrio, que a la salida del bar. del *Primitivo -y por ver doble- es atropellado por el tren. De la historia de la monja y del señor *Campreciós, basada en un hecho real, se desprende que las leyes del valle se imponen a cualquier elemento exterior

  

Candel, la *tranversalitat

Paco Candel (Casas *Altas, 1925) este mes hace 80 años. El Colegio de Periodistas lo conmemora con una exposición. D’otra banda, s’acaba de crear la Fundación Paco Candel —“esto de la Fundación es un tema que me viene grande, pero todo el mundo s’ha animado a hacerla. Mi compañera Joana está muy entusiasmada con la idea. Espero que no me toque trabajar demasiado”—, dedicada a temas de convivencia e inmigración. Se trata d’una Fundación con un patronato muy transversal —entre los numerosos patrones hay l’expresidente Jordi Pujol, el líder d’Izquierda Republicana Josep-Lluís *Carod-Rovira, el sociólogo Salvador *Cardús, l’escritora Isabel- Clara Simó, el pintor Joan-Pere Viladecans y la regidora del PSC Imma *Moraleda—. La transversalidad, l’apuesta por una sociedad diversa y cohesionada, pese a su fragilidad, es tal vez el legado de Paco Candel, un niño de dos años que vino a vivir en Barcelona y ocupó, con su familia, una barraca de Montjuic, un escritor con más de 50 libros publicados, un periodista que fue l’autor d’un libro, Los otras catalanes —va por la decimoctava edición—, que a los años sesenta se convirtió en la banda sonora de la transversalidad —“esta palabra tan rara, que poca gente sabe el que quiere decir”—, y un político que llenaba los pabellones de deportes al cinturón de Barcelona —“Benet y yo fuimos los senadores más votados a la historia d’España; nunca he tenido un éxito como aquel, *je, *je”—. Hablo con él sobre su Fundación, su patrimonio y las visiones que tiene de la actualidad y del futuro. El encuentro es a casa suya, dónde no para de sonar el teléfono y de abrirse y cerrar la puerta —“esta casa se de *tócame, Roque”—.

  

Entrevista publicada en “El *País” el 02/06/05 por Guillén Martínez

Pregunta. El patronato de la Fundación que trae su nombre está integrado por personas de origen muy diverso. Es un patronato muy transversal, que dibuja una sociedad transversal. ¿La transversalidad es su aportación al biotopo catalán?

Respuesta. No lo creo. Pero si tú lo dices. No sé, me gustaría que todo el mundo se entendiera, que no hubiera violencia. Pero una cosa es el que deseo y otra lo que hay.

P. A los sesenta, cuando apareció Los otros catalanes, ¿le costó vender la moto de la transversalidad o ya estaba vendida?

R. No vendí nada. Me limité a hacer las cosas como quería hacerlas, y he sido bien admitido a la sociedad, desde los intelectuales a la gente sencilla, a la gente trabajadora. Pero no creo que nunca haya dedo demasiados novedades. He dicho que seamos respetuosos los unos con los otras. Ninguna novedad. No tengo pretensiones.

P ¿Cuando preveía otros futuros diferentes a la cohesión social?

R. No era un estudioso, un científico, pero me daba cuenta que había una Catalunya que se podía dividir en dos, los que hablaban catalán y se sentían catalanes, y los que no, los que habían venido de fuera y no se sentían catalanes. Pero sentirse catalán o no, no era el que predicaba. Con estas filosofadas, tan sencillas, fui abriendo agujero en el sentimiento general. Los otros catalanes tuvo un éxito desmesurado. Y allá explicaba que los venidos de fuera también somos catalanes. No es sólo aquello que decía Pujol que es catalán quien vive y trabaja en Catalunya. También lo es quien está al paro. Si estás aquí eres catalán, excepto que te metas a la cabeza que no te da la gana.

P. Hablame de Pujol, el expresidente tenía mucho interés en el tema de su libro, ¿no?

R. Mira, hoy he comido con él. Es miembro del patronato de la Fundación. Pujol me ofreció documentación por el libro, sí. En aquellos tiempos no había demasiada documentación sobre el tema. había un par de libros sobre la inmigración de los murcianos, a los años veinte. Y, por el que fuera, nos había escrito nada más. fue fácil de hacer el libro, no había demasiados competidores. No esperaba que fuera un gran éxito. Era, de hecho, un libro de encargo. Lo tenía a la cabeza y los de Ediciones 62, que tuvieron un gran éxito con el primer libro de la editorial, Nosotros los valencianos, de Joan Fuster, propusieron otro que se dijera Nosotros los inmigrantes. Se me encendió la *llumeta. Había hecho un artículo que se decía *Los *otros catalanas, en una revista literaria, que tuvo un éxito sin precedentes. Y decidí hacer Los otros catalanes. Pensaba que sería un libro que no gustaría ni a los catalanes ni a los recién llegados. Pero gustó a todo el mundo. Salió en abril de 1964 y, a la cabeza del año, traía seis ediciones. En catalán!

P. Mi impresión es que Pujol siempre tuvo un interés especial y lucidez ante del hecho de la inmigración. Antes de l’11-S, en un encuentro sobre nuevas inmigraciones en Lisboa, hizo una definición colosal sobre la nueva inmigración: “La diferencia entre ellos y nosotros es que ellos tienen fe”.

R. A mí me gustaba el que decía Pujol de la inmigración. Y, el que decía yo, le gustaba a él. fue él quien vino a verme Me dijo que se había enterado que estaba haciendo un libro sobre el tema, me ofreció la bibliografía que él tenía y no me pidió nada a cambio. También vino otro político y, por cierto, gran amigo de Pujol, Joan Reventós. Me ofreció también documentación y 12.000 pesetas. “Yo y mi grupo tenemos algunos céntimos porque escribas el libro y no te distraigas”, me dijo. Ahora Pujol, como yo, defiende otros inmigrantes, con sus religiones, sus tabúes, pero que aceptarán Catalunya.

P. Pujol, al poder, pero, ¿fabricó cohesión o ya la teníamos fabricada de antes?

R. Pujol, desde que empezó a habla en público y a moverse, se dio cuenta que el problema de la inmigración o bien se resolvía entre nosotros o bien seria un escollo. Esto lo entendió muy bien. Pujol es un hombre sencillo, con quien se puede hablar. Yo me lo he apreciado mucho, como Antoni Gutiérrez Díaz, López Raimundo o Joan Reventós.

P. Catalunya es el único caso de sociedad bilingüe no estructurada en comunidades ni con un mapa de partidos estructurado en comunidades. ¿Esto es un caso único o es una descripción falsa?

R. No lo tengo tan rebuscado. Hay de haber más casos. Ha costado mucho trabajo, pero. P. ¿Las instituciones democráticas confían demasiadas en una cohesión social que existía antes de las instituciones democráticas?

R. Existía. Los ayuntamientos se han acoplado porque ir contracorriente no produce votos. Hoy nadie se atreve a criticar la gente de la inmigración. La ciudadanía, aun cuando a veces no le guste, la va aceptando. Y esto que la inmigración actual nos asemeja al anterior. Aquella era el 50%. La de ahora será, hoy, del 12%.

P. ¿La transversalidad conseguida puede ser cuestionada por hechos como por ejemplo la moción aprobada el el pasado jueves al Parlamento dónde se vinculaba la literatura catalana a criterios lingüísticos más que a criterios territoriales?

R. Yo tengo claro que la literatura catalana es la que se escribe en catalán. Creo que los intelectuales, por el hecho de serlo, son comprensivos en este tema. Las relaciones de los que escribimos en castellano y los que lo hacen en catalán son muy fluidas, y no creo que se empañen. Yo soy un escritor castellano que se siento catalán. Si molesto en Catalunya, lo preguntaré. Si me dicen que sí, ya miraré’d expresarme cómo pueda. No quiero ser un obstáculo para la cultura catalana. No creo que lo sea. Es muy abierta. No soy escritor en catalán, pero soy escritor catalán. Estas cosas, pero, me importan un pepino. Aquí las fuerzas se’*nos van por la lengua. No nos debemos poner *ferotges en este tema. Es una mala postura.

P. Otro ejemplo de carencia de transversalidad: se está hablando ahora de la creación e ’un partido *constitucionalista y *anticatalanista, un tipo de partido que no apareció a los setenta.

  

R. Mal hecho. Los partidos no son para castellanoparlantes o catalanohablantes. Deben proyectar una esencia social. Me importa más como vuelan gobernar que en qué lengua lo harán.

P. Tal y como está el patio, ¿se’imagina una Catalunya con una, dos, tres, cuatro comunidades lingüísticas?

R. No lo veo así. La tradición no ha sido nunca esta.

P. ¿Percibe un cambio real en la política social con el *tripartit?

R. Por el momento, parece que son más las pretensiones. No quiero *ficarme con los políticos, y menos con el *tripartit, pero ya sabemos que los políticos se pelean, cambian... Ya se espabilaran.

P. ¿Qué voz más *verosímil en el futuro, una delegación de escritores catalanes en lengua *bereber a la Feria de Frankfurt o un presidente de la Generalitat que se diga Gómez?

R. Ahora mismo tampoco hay un presidente negro. Pero el hecho de ser negro no garantiza ser adecuado. Estas cosas no me sacan el *son.

P. A los setenta la inmigración salió a la calle por pedir el Estatuto. Es poco probable que la nueva inmigración salga a la calle a defender el nuevo Estatuto. Catalunya era una ensambladura cívica por las inmigraciones, ¿lo continúa siendo?

  

R. Por el momento parece que sí. Pero esto no quiere decir que las cosas no cambien. Un artículo o un libro en contra de la inmigración no sería aceptado ni tendría éxito. Ahora, todo esto son suposiciones.

P. Tiene 80 años. Ha vivido desde los dos en Barcelona, primero a las barracas de Montjuic. Ahora vive en la Zona Franca, dónde trae más años que la *Seat. Ha visto una *Expo, un Congreso *Eucarístic, unos Juegos Olímpicos y un Foro *Eucarístic. ¿Qué es el que no ha visto desaparecer en todos estos años a su ciudad?

R. Barcelona es una ciudad cosmopolita. Te lo dice todo el mundo cuando viene. Es una ciudad muy acogedora. Dicen. Y a mí melo parece. Es cohesión social y ciudadana.

P. ¿Está contento de su ciudad?

R. Sí, aun cuando aquí puedes hacer artículos que se digan Barcelona la guapa, y Barcelona la fea. Encuentras rincones inhóspitos, y cosas guapas. Esto son cosas de los Ayuntamientos. Ahora veremos si va creciendo la inmigración extranjera. Ya veremos como lo hace y como se involucra en la sociedad.

  

De esta manera nosotros desde aquí también le queremos ofrecer este pequeño homenaje porque nuestro afecto y nuestra amistad la tendrán siempre.

Jesús Pérez Marqués